Páginas vistas en total

martes, 3 de agosto de 2010

Viernes 9 de julio de 2010 De vuelta a Edimburgo

             Hoy no hemos concertado el desayuno, tenemos material para comer que compramos en días anteriores, así que lo hemos preparado en la cocina y hemos desayunado en el comedor, cuando hemos terminado hemos cargado la Vito y nos despedimos de Carbisdale, un paraíso y un deleite para el que no ha dormido nunca en un castillo (con fantasma), ahora nos vamos a Edimburgo donde remataremos el viaje. Para salir de Culrain, tomamos la pista asfaltada que enlaza con la A-836 hasta enlazar con la A-9, tomar al sur, cruzar Inverness y enseguida tomar un desvío por la B-9006 que en pocos kilómetros nos lleva hasta Culloden donde se celebró la batalla de Culloden en cuya batalla las tropas Jacobitas, la mayoría de clanes de las Highland se enfrentaron a los británicos de la casa de Hanover, los escoceses fueron masacrados, por el ejercito británico liderado por el duque de Cumberland y al que se le llamó a partir de la batalla como Cumberland “el Carnicero”. Recorremos el campo donde hay monumentos en piedra donde estaban situados los clanes, hay un Memorial de la Batalla y una cabaña típica de la época, en el centro de visitantes se pueden conocer más detalles de dicha batalla. Volvemos a la A-9 descendiendo al sureste hasta llegar a la autovía M-90, cruzar el Forth Road Bridge y entrar en Edimburgo, tenemos un apartamento alquilado por dos días, reservado por Carlos, www.apts-edinburgh.co.uk/ y se encuentra situado frente a la catedral en la misma High street, la calle principal de la vieja Edimburgo, Carlos y Gema se van a entregar la furgoneta a las afueras de la ciudad y han decidido volver andando, el resto nos hemos quedado con el equipaje en una calle cercana y subirlo al apartamento, hay una bonita vista desde nuestra ventana de la catedral de St. Giles y del bullicio de la calle. Utilizamos el tiempo justo para dejar el equipaje, un poco de aseo y salimos a patear: El Sottish Parliement de arquitectura moderna merece la pena aunque hay opiniones sobre el contracte con la ciudad antigua, el Palace of Holyrood que solo pudimos verlo por fuera por haber visitas reales, subimos por Regent Road dejando el parque Carlton a la derecha volviendo a la calle principal por North Bridge donde habíamos quedado con Gema y Carlos, visitamos la catedral de St. Giles con sus preciosas vidrieras y un bonito órgano Rieger. Cuando Gema y Carlos están preparados bajamos a cenar en el restaurante Whiski en la Royal Mile a pocos metros del apartamento, hay música en directo aunque nosotros terminamos antes de que comiencen a tocar, el grupo está cansado del trote de todo el día y de los días anteriores, Carlos y yo decidimos salir a dar una vuelta y escuchar un poco de música, nos vamos a Cockburn st. Hay un bar repleto donde tocan dos músicos canciones escocesas hay buen ambiente y tomamos unas pintas, luego vamos al Pub Bank hotel donde hay un músico tocando canciones clásicas, pedimos unas pintas que luego resultaron ser sidras (fallo de lujo) la cambiamos por cerveza de verdad y desde aquí a la cama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada